Press enter to begin your search
Celler Finca Parera Vella Terra

Celler Finca Parera: Devolviéndole la vida al Alt Penedés, en familia

Finca Parera: evangelistas de la agricultura biodinámica. Esta familia de agricultores y artesanos, obteniendo la certificación CCPAE en el 2003/2004, apuestan por el progreso e innovación constantes en la elaboración de vinos naturales.

En la pasada edición de Vella Terra, la mesa de Celler Finca Parera era todo alegría y espontaneidad. Ofrecían a los visitantes vinos con potencia, profundos y directos, pero también calmos y amables. Yo siempre digo que el vino refleja, ante todo, el terruño pero, en cierta manera, también la personalidad de quien lo hace. Por eso, desde que conocí a Rubén en nuestra Feria tuve bien claro que debía saber más de esta familia de agricultores y conocer de cerca su historia.

Foto parera Feria

Fue en primavera cuando recién pudimos ir a visitarle. Rubén Parera, agricultor, viticultor y enólogo del Alt Penedés, nos recibió en Sant Llorenç d’ Hortons y, antes de ponerrnos en marcha hacia sus tierras, nos abrió la puerta de una masía ubicada en la plaza del pueblo. Allí nos contó su historia y el uso comunitario que en la actualidad se le da.

En ella se almacenan máquinas agrícolas, cajas de vino y todas las herramientas (de uso compartido y algunas de fabricación propia) que los agricultores del pueblo necesitan para su trabajo. Se trata de un lugar donde todo el mundo coopera y se echa una mano.

Celler Finca Parera Vella Terra 
Celler Finca Parera Vella Terra 

Camino a la Finca Parera

Hicimos tres paradas en viñas arrendadas, llenas de vegetación, y alguna que otra “en cura” para poder ser aprovechada en el futuro. Rubén no tiene prisa, él prefiere que la viña respire y que la biodiversidad mande con toda su fuerza y le indique la salud del terreno para empezar a pensar en hacer vino.

En estas parcelas, donde predomina la variedad Xarel.lo, se trabaja en ecológico desde 2009 y, en los últimos cuatro años, en una rigurosa agricultura biodinámica; se utilizan, según las particularidades de cada temporada, todos los preparados, desde el 500 hasta el 508.

Escucho a Rubén, y entiendo que pensamos lo mismo:

“Cuántos más químicos le pongas al suelo de la viña, más difícil lo tendrás para hacer un buen vino”.  Tan simple como eso.

Aparte del Xarel.lo, variedad reina del Penedés, encontramos también Sumoll, Ull de Llebre, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay y Gewurtztraminer y desde el 2016 tienen activas las variedades Malvasia de Sitges, Garrut, Garnatxa Blanca i Cannonau… más un “reservado” de viñas ancestrales de Picapoll Negre, Sant Jaume, Escanyavelles, Mónica y Rogenc. ¡Un verdadero oasis de viñas!

Celler Finca Parera Vella Terra
Celler Finca Parera Vella Terra
Celler Finca Parera Vella Terra

Celler Finca Parera se entiende como un conjunto indivisible y cuenta con un equipo formado por Jordi Guasch (ingeniero y enólogo) , Jordi Puigmacià, primo de Rubén, y Jordi Parera, hijo y nieto de agricultores, sabio e incansable, al que encontramos trabajando entre las viñas cuando llegamos. Jordi Parera es un verdadedero pionero en su comarca en la agricultura ecológica, famoso en el mercado de Barcelona por sus cerezas.

parera

Él y Rubén nos explicaron los tres diferentes sistemas de cultivos que utilizan, entre los que podemos encontrar el tradicional “En vaso” (viñas viejas), sinónimo de artesanía y trabajo manual; “La espaldera”, que ya se utilizaba en los años 80 y 90 con la llegada de la  maquinaria agrícola, y uno nuevo denominado “Viña tradicional con tutor alto individual”: con este sistema la cepa crece más sana y con libertad de buscar luz, por ende la maduración de la uva es más homogénea y la cubierta vegetal (algo en lo que son especialistas) protege y aporta los microorganismos necesarios para la correcta vida y equilibrio de la viña.

Celler Finca Parera Vella Terra
Celler Finca Parera Vella Terra

Preciosas rosas rojas con un intenso aroma pueblan una parcela llamada “La vinya de la Torreta”, situada justo en frente de la Masia Parera, plantadas hace ya unos 27 años son las favoritas de Maria Teresa Renau Llauradó, madre de Rubén. Él me confiesa que fueron plantadas para darle una sorpresa.

Algo que me dio mucha alegría fue que todas las parcelas están repletas de verdelavandasflores de hierbas diversasmariquitas vida.

Hicimos un alto en el camino y vimos a lo lejos dónde tiene guardadas sus abejas, fieles y dinámicas guardianas de toda la flora de Finca Parera.

Seguimos caminando entre sus viñas colina abajo, y nos encontramos entre la vegetación a Dora, una perra labradora de 40 kilos, fiel compañera de Rubén, cariñosa y juguetona pero imponente y atenta a todos nuestros movimientos.

Post Parera 8

Con unas maravillosas vistas hacia las montañas de Montserrat, todo tiene un porqué de estar allí y Rubén va ordenando esos elementos para que se surja, en cada época del año, una armónica sinergia.

Antes de salir del campo, hicimos una pequeña parada en una ‘’huerta salvaje’’, donde tuvimos la suerte de recoger unas lechugas y una buena cantidad de habas para enriquecer el arroz que nuestro anfitrión tenía previsto preparar a la llegada a casa.

Por último, no podía faltar probar “in situ” las que probablemente son las mejores cerezas del Alt Penedés.

Celler Finca Parera Vella Terra

Celler Finca Parera Vella Terra

Parada en Bodega: Cubos, ánforas y alquimia

Antes de comer, visitamos la bodega, donde Rubén nos explicó toda la evolución de sus vinificaciones desde 1999, cuando todavía hacía vino en Can Minguet, hasta el día de hoy, en que ha conseguido acercar la bodega a sus viñas, creando un estilo de trabajo imprescindible para que puedan salir vinos de gran calidad.

De todo corazón, con la máxima transparencia y humildad, nos enseñó su camino hacia vinificaciones libres de intervención, admitiendo que todavía está en un proceso donde quiere afinar aún más sus conocimientos.

Caminamos por un salón ocupado por  ánforas y varios depósitos, uno de ellos agrietado, y Rubén nos cuenta anécdotas de vendimias y refermentaciones en las que el poder de la naturaleza se expresa con toda su fuerza y a veces provoca pérdidas invaluables; pero ese es un riesgo que todos los artesanos corren al hacer vino natural. Rubén afirma que “hay que dejarlo ser y aceptar”.

Celler Finca Parera Vella Terra

Al entrar a la bodega, nos hizo catar:

Clar, un vino elaborado con Xarel.lo, Gewurztraminer y Chardonnay: una de las últimas e históricas referencias de la casa, un vino natural desde la añada 2015, como el Fins als Kullons o el Sassó.

Seguimos con una de sus etiquetas más reconocida, el Khrónos, una Sumoll muy expresiva y con un tanino que promete larga crianza, vinificación natural y proceso manual.

Al final de la visita, tuvimos el placer de catar un gran clásico, el Faust, cuyo nombre es un homenaje a su bisabuelo Faustino, el primer agricultor de Finca Parera; Ull de Llebre, Garnacha, Cabernet Sauvignon y Merlot se juntan a la perfección para recordarnos con simpatía los buenos vinos hechos a partir de vinificaciones de “toda la vida”. El Faust es el único que tiene una mínima intervención, por ello solo quedan las añadas del 2012, 2013 y 2014. Desde  2015 que no lo hacen, ya que las fuertes convicciones de Rubén son las de elaborar solo vinos naturales.

Celler Finca Parera Vella Terra
Celler Finca Parera Vella Terra

Tras este paseo por los vinos de la casa, Rubén decidió que era hora de preparar la comida, y nos puso a pelar habas  (buenísimas, incluso crudas) mientras él cocinaba el arroz en paella. Nos adentramos en una tertulia sincera, en la que el protagonismo se lo llevaron las viejas leyendas catalanas del mundo del vino. Con este “leitmotiv” descorchamos un Fins Als Kullons, elaborado a partir de Xarel.lo, Sumoll y  Garnacha blanca, que rompe con cualquier estereotipo. Un vino profundo, fresco y con un carácter especial.

Celler Finca Parera Vella Terra
Celler Finca Parera Vella Terra

Con la mesa servida, nos sentimos en familia

Rodeados de todo el equipo de Finca Parera, entre quesos artesanos y deliciosas cerezas, Rubén nos sorprendió con un último detalle: el Xarel.lo de la línea Mala Herba, áspero, libre y profundo, dedicado a la hierba salvaje y viva que protege sus cepas y cubre sus campos.

En definitiva, fue una jornada intensa de emociones, en la que uno de los agricultores más activos socialmente, solidario, cañero y con una  vasta sabiduría fuera de lo común sobre su propia tierra nos abrió su casa y sus brazos, con sinceridad, humildad: como si fuera un viejo amigo.

Todos y cada uno de los agricultores que vamos visitando tienen algo especial, profesando el mismo amor por la tierra y la naturaleza, el trabajo continuo que hacen es fundamental y me siento plena aprendiendo de ellos en cada visita.

De camino a casa, volviendo a la ciudad,  me da esperanza y felicidad saber que gracias a Rubén, su familia y todo el movimiento de agricultores unidos y cada vez más conscientes con el entorno y un producto genuino, el Alt Penedés, será siempre más verde, más sano y más natural.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Celler Finca Parera: Devolviéndole la vida al Alt Penedés, en familia.
Author Rating
51star1star1star1star1star

Sin comentarios

Escribe un comentario

logo-17

Suscribete a nuestro blog

You have Successfully Subscribed!