Press enter to begin your search
domaine-villevenue

DOMAINE VILLENEUVE

Domaine de Villeneuve fue propiedad de la familia Arnaux hasta que lo vendió a Philippe du Roy y a Sanislas Wallut en 1993. Diez años más tarde, en 2003, Sanislas Wallut compró las acciones de sus socios y se convirtió en el único propietario de Domaine Villeneuve. En el momento de la compra inicial, Domaine de Villeneuve estaba en muy mal estado y necesitaba grandes reformas y un gran trabajo de recuperación de los viñedos y las bodegas..

Las instalaciones para vinificación y las bodegas fueron completamente reconstruidas y ahora son ejemplo de las bodegas más modernas del sur del Ródano. La nueva bodega fue construida bajo tierra, en 3 niveles diferentes. La razón era crear una bodega donde todo se moviera por gravedad. Todo el trabajo en los viñedos se realiza utilizando únicamente técnicas de cultivo biodinámico. Domaine de Villeneuve ha sido reconocida con el certificado biodinámico por Ecocert.

Domaine de Villeneuve posee 8,4 hectáreas de viñedos en la denominación Chateauneuf du Pape. El viñedo tiene viejas viñas que van desde unos 30 años de antiguedad (en la parte de la finca más joven) hasta viñedos de más de 100 años en la parte más vieja de la finca. El viñedo lo pueblan las siguientes variedades: al 70% Grenache, 16% Mourvedre, 8% Syrah, 4% Cinsault y 2% Clairette. El terroir se extiende de la arena a las pequeñas rocas,  y de piedras a la arcilla roja en sus suelos.

Domaine de Villeneuve sólo produce un vino: Chateauneuf du Pape Rouge. El vino está elaborado a partir de una mezcla de 70% de Garnacha, 16% de Mourvedre, 8% de Syrah, 4% de Cinsault y 2% de Clairette. La vinificación tiene lugar en tanques rojos de cemento. El vino se envejece en una combinación de cuba, demi-muids y viejos barriles que varían en edad, con un promedio de 18 meses antes del embotellado. Poco menos de 2.000 cajas de vino se producen en cada vendimia.

Los vinos de Domaine Villeneuve son excepcionales: a temperatura fría, casi  de bodega, da al vino más frescura y elevación. Las cosechas jóvenes se pueden decantar una hora antes de ser bebidas,  esto permite que el vino se ablande y abra y potencie su exquisito perfume. Las cosechas más viejas necesitarían muy poca decantación, apenas lo suficiente para quitar el sedimento. Unos vinos que están presentes en los mejores restaurantes del mundo.

www.domaine-de-villeneuve.fr