Press enter to begin your search
domaine-hernri-et-gilles-buisson-vella-terra-2017

DOMAINE HENRI ET GILLES BUISSON

El pueblo de Saint-Romain, pintoresco y encantador, totalmente involucrado en la historia del vino de Francia es donde situamos a esta apreciada bodega. Ya los duques de Borgoña compraron viñedos allí en 1300. En Saint-Romain más que una tradición, el vino es una pasión que se transmite de padres a hijos durante 8 generaciones.

Henri Buisson, fue el precursor de todo esto: los años 50 marcaron un punto de inflexión en la historia de la familia. En un momento en que el vino se vende principalmente a granel, el espíritu pionero de Henri y Marguerite Buisson cambiaron la situación y la dignificaron a base de calidad. La pareja decide embotellar sus vinos y su poner nombre en la etiqueta. Hoy en el sótano, duermen como un tesoro de la familia, las botellas de la primera cosecha 1947.

Gilles Buisson, el hijo de Henry y su esposa Mónica toman el relevo con la misma ambición para irradiar la zona. Con un ambicioso enfoque turístico para su época y la postal más  hermosa del pueblo, ponen en marcha un negocio de enoturismo de calidad pionero en la zona. Cerca de Cluny y las ruinas de una fortaleza del siglo XII, trae una atmósfera inusual al lugar. Mientras tanto la viña creció con las denominaciones de prestigio  Grand cru de Corton Charlemagne, Pommard, Volnay 1er Cru et Beaune.. Hoy en día la finca abarca 19 hectáreas de viñedos.

La historia continúa y se conjuga en el futuro gracias al hijo de Mónica y Gilles Buisson. Con el enólogo Frederick, el futuro está asegurado. Acunado profundamente en las colinas de Saint-Romain, los hermanos heredaron la pasión por el vino y el amor a la tierra.

En los años 70, Henri Buisson ya trabajan en biología agrícola. Para los dos hermanos continuar el trabajo iniciado por su abuelo y traerlo de nuevo la vida era algo más que evidente. La certificación Ecocert en 2009, el primer vino sin sulfitos se comercializó en 2011 y la etiqueta de la agricultura orgánica estampada en la añada 2012, son una prueba de que la antorcha se pasa en las mejores manos.

domaine-buisson.com

error: No nos robes las imágenes! Gracias