Press enter to begin your search
almaroja

ALMAROJA

Un auténtico flechazo fue lo que llevó a Charlotte, o Carlota, a trasladarse desde Inglaterra al pueblecito de Fermoselle en Arribes de Duero. Tras enamorarse del vino en Francia y haber trabajado para un importador de vinos en Reino Unido, fue un francés asentado en Rueda, Didier Belondrade, quién le habló del potencial de esta región zamorana para hacer grandes vinos. Al contemplar el dramático paisaje de los Arribes del Duero, supo que había encontrado lo que buscaba.

En su primera visita a la zona viajó, acompañada de sus perros en un coche de matrícula francesa que le hizo ganarse el apodo de “la francesa”. Una vez instalada, tuvo que aguantar infinidad de comentarios por su condición de mujer y por su forma de trabajar en el campo, sola en su tractor y siguiendo el calendario biodinámico. Por suerte aguantó lo suficiente para sacar su proyecto adelante que incluye cinco vinos de variedades autóctonas: el blanco Pirita Blanca (de malvasía, godello, albillo, puesta en cruz, moscatel, palomino, chelva), el tinto Pirita Crianza (juan garcía, tempranillo, tinta Madrid, rufete, bruñal, bastardillo chico, bastardillo serrano, garnacha, garnacha tintorera, gajo arroba, tinta jeromo, verdejo, colorado…), un rosado que lleva un poco de todo, el Charlotte Allen Crianza que solo se elabora en las mejores añadas y el tinto joven Cielos y Besos con una base del 80% de juan garcía. Hoy sigue haciendo ella misma todos los trabajos de viñedo y bodega.

www.almaroja.com